El sonido en “De tu ventana a la mía”

Fue Don Antoni Gaudí quien dijo que la originalidad es volver al origen, y esta premisa del genio catalán me pareció el mejor punto de partida para comenzar a dibujar la sonoridad de “De tu ventana a la mía”. Tras superar el shock inicial de saberme montador de sonido de la película y paralelamente al trabajo sobre el minucioso sonido directo de Bonmatí (Carlos, espectaculares tus wildtracks multicanal), comenzamos a indagar en los tres ámbitos espacio-temporales que configuran el multiverso de la obra. Sentimos cierto vértigo al ver la tremenda responsabilidad que conllevaría el montaje de sonido de semejante proyecto. Espectacular trabajo actoral, inconmensurable trabajo técnico.

Partimos de los sonidos reales de cada uno de estos lugares, del más puro naturalismo, para componer las atmósferas que habrían de vestirlos. Sociedades ornitológicas de todo Aragón, el Instituto Meteorológico Nacional o archivos sonoros de varias décadas del siglo XX; fueron algunas de las fuentes en las que buceamos para encontrar los elementos con los que habríamos de jugar. Rastreamos de arriba abajo tanto Internet como nuestra sonoteca, y después de compilarlos y clasificarlos, empezamos a pensar en como se debería manejar todo aquel material. Pero pronto nos dimos cuenta de que necesitaríamos algo más que sonidos reales, por mucho que los reordenáramos, editásemos o combináramos para plasmar el espíritu de la película. “De tu ventana a la mía” es un cuento moderno, es art nouveau, es realismo mágico, a veces una infinita catedral gótica, a veces una pequeña ermita invadida por la vegetación; pero siempre es poesía. Necesitábamos encontrar el material con el que se teje la poesía.

De la mano de Paula, empezamos a asomarnos al cronotopo del idilio, y en aquellos visionados y conversaciones; comenzamos a imbuirnos del espíritu, el mensaje, la ética y la estética de éste trabajo. Comprendiendo los tres mundos, las tres almas y los tres tiempos; elaboramos un código basado en encuentros y afinidades, un léxico y una sintaxis con los que comunicar y comunicarnos, un sistema basado en símbolos, dualidades, equilibrios y en relaciones interdependientes. La diégesis, la exégesis, lo atávico y lo rupturista, lo ctónico, lo telúrico y lo uránico, lo místico y lo mundano, lo críptico y lo revelado.

Tanto yo, como la gente con la que he tenido la suerte de trabajar, Jandro y Rafa (sin vuestro arte, constancia y esfuerzo; sencillamente hubiera sido imposible), comenzamos a hablar y pensar. Ana, como siempre, te sentí cerca. Como siempre hiciste que todo fluyese, que lo adverso se convirtiese en propicio. Como siempre, te lo agradezco.

De la hipnagogia, pasé a esa fase de la que siempre habla mi maestro, (Pela, tú siempre ves lo que nadie oye): el momento en el que empiezas a soñar con la película. Y las soluciones comenzaron a llegar: mediante técnicas e instrumentos, muchas veces inéditos en nuestra habitual forma de trabajo, se nos abrieron las puertas de la taumaturgia buscada. Encontramos la manera de congelar el tiempo, sonorizar los recuerdos y hacer gritar al silencio. Expusimos nuestras ideas y abordamos el montaje. Gracias Javi por estar siempre con nosotros, por tener todo siempre en la cabeza, por tu inteligencia y tu sensibilidad (y por atar una cuerdecita al tobillo de Paula y otra al mío, y evitar que en ocasiones saliésemos volando…).

Todo empezó a crecer y a crecer, a mutar. Nuestra metamorfosis ya estaba en marcha. Durante semanas experimentamos y procurábamos que cada sesión de trabajo deviniera en un hallazgo. El foley de Álex y Toni, nos dio el detalle, el tacto y la fisicidad que necesitábamos en cada momento; completó nuestra arquitectura, la definió.

Respecto al tratamiento de la música, decir que se pretendió la completa simbiosis con el resto de sonidos. Tratamos de generar un único tejido, en el que no se acierte a ver dónde están los límites entre montaje y partitura. Y conseguir esta aproximación no ha sido nada fácil, pero finalmente el resultado está siendo sumamente satisfactorio.

Pasamos mucho tiempo sumando y sumando, incluso a veces multiplicando; pero llegó un momento en el cual vimos necesario invertir el sentido de nuestro trabajo. Si bien la complejidad y el barroquismo son facetas idiosincrásicas de la película, nos dimos cuenta de que había llegado el momento en el que no había mejor manera de continuar sumando que comenzando a restar. Muchas secuencias adquirieron un nuevo sentido, despejando la jungla que nos envolvía descubrimos nuevas sendas por las que transitar. Y ese proceso que afrontamos en el último tercio del montaje, Nacho ya en mezclas será quién lo culminará. Ha sabido comprender la película y está respetando nuestra filosofía, y por lo que he podido ver, está llevando a una nueva esfera nuestro sonido. Su visión serena y su experiencia acabarán de matizar nuestro trabajo.

Durante este tiempo, a pesar de las tribulaciones y del esfuerzo, he sido inmensamente feliz. Mis expectativas se han visto totalmente superadas. He tenido el privilegio de que sea de Paula Ortiz la primera película que firmo como jefe de equipo. Me abrió las puertas de su mundo y me invitó a formar parte de él. Hemos tocado cielos y cienos juntos, cuestión que nos sirvió para encontrarnos en una maravillosa comunión. Gracias por tu brillantez, tu imaginación y tu valor. Espero seguir compartiendo placenta contigo por muchos años.

Ya son pocos los días que nos queda para concluir la postproducción de sonido; pero yo no quiero que se acabe. Tras la premezclas en La Bocina (esa pequeña e irreductible aldea gala), iremos a terminar la película a Belagua. ¿Y después? Cogeré una amapola y la oleré.

De este sueño no me quiero despertar.

Iñaki Sánchez

Entradas relacionadas

No hay entradas relacionadas.

Esta entrada fue publicada en Doblaje, Postproducción. Guarda el enlace permanente.
  • Jesus Garcia

    Poco puedo decir respecto al sonido; no me considero un erudito en ese mundo y no me gusta opinar de lo que no entiendo. No obstante, como persona si te conozco bien. Nunca he dudado de tu talento; que sumado a tu forma de ser te ha llevado a donde estás ahora.
    Sabía que tarde o temprano ibas a tener tu oportunidad, y que todo el tiempo y esfuerzo que has empleado iban a dar su fruto. Continua por este camino, poco a poco  te vas haciendo un sitio en este mundo tan complejo.
    Aprovéchalo y disfruta de ello; estas donde te gusta y eso es importante. Para lo que necesites, ya sabes donde encontrarme. Un Beso, tu primo Jesu